viernes, 27 de marzo de 2015

Barritas de pizza


Esta receta es muy fácil de hacer. Tanto, que la he hecho a ojo. Ví una foto en una página web, sin instrucciones ni nada, y decidí probarla. Salió bien y para picar están estupendas. De hecho, para una fiesta hice más de treinta y no sobró ninguna.



Ingredientes:

-       1 masa de pizza rectangular

-       Salsa de tomate

-       100 gr de mozzarella rallada

-       Orégano, albahaca

-       Salsa para untar, si lo deseas






Preparación:
Precalienta el horno a la temperatura que indique el paquete de la masa. Deja la bandeja (la reja no te hará falta) fuera del horno.
 Saca la masa de pizza del paquete, extiéndela en una tabla enharinada (es MUY importante que esté bien enharinada) y con un rodillo, aplánala un poquito. Tampoco tiene que quedar muy fina o se romperá.
Ahora, extiende un poco de salsa de tomate por encima. La capa tiene que ser fina, si no, las barritas no quedarán crujientes. Echa un poco de orégano y de albahaca por encima. Hay que ver lo que me ha costado caer en la palabra „albahaca“. En alemán se llama Basilikum y haciendo el tonto empezamos a llamarlo „basilisco“ y con ese nombre se ha quedado (pizza de basilisco tampoco suena tan mal, ¿no?).
A lo que iba. A continuación, espolvorea el queso rallado por encima, tanto como te guste.
Ahora viene la parte „difícil“: hacer las barritas. Con un cuchillo, corta la masa por la mitad A LO LARGO, no a lo ancho. Ahora, pon una de las partes encima de la otra, como si fuese un bocadillo (¡la salsa y el tomate tienen que quedar por dentro!). Con un cuchillo bien afilado, corta tiras A LO ANCHO de unos dos dedos de grosor.
Enharínate las manos y coge un extremo de la tira con cuidado. Dale tres giros (¿te acuerdas de los Lazos de Repostería Martínez? Tienen que quedar con esa forma.), levántala con cuidado, y ponla en la bandeja del horno, que habrás cubierto con papel de hornear. Repite este proceso con todas las barritas y colócalas un poco separadas para que no se peguen al hornear. Si quieres, puedes espolvorear un poco más de queso rallado por encima.
Mételas en el horno durante unos 15 minutos o hasta que estén doradas.
Cuando las saques, espera un poco a que se enfríen antes de quitarlas de la bandeja o se deformarán. A mí me gusta untarlas en salsa pero solas también están muy buenas.
Evidentemente, ésta es la versión para gente vaga como yo. Con masa casera también están deliciosas ;)
Que aproveche.