jueves, 5 de febrero de 2015

Pelamushi, flan de uva


Hoy toca un postre tradicional de Georgia. Tiene diferentes nombres según la región. En casa lo llamamos tatara o pelamushi y básicamente es una especie de flan de uva. La receta es tan fácil que realmente la única dificultad que tiene es tener paciencia y tomarse el tiempo necesario para hacerla (la paciencia precisamente no me sobra, así que cuando acabo de hacerlo estoy muy orgullosa). Hay que remover mucho, así que también es una buena receta para hacer músculo.




Ingredientes:
(Para 6 personas)



-120 gr de harina de maíz (maizena)

- 1 litro de mosto (rojo o blanco, al gusto) e incluso más zumo, si se desea.

- Un puñado de nueces picadas para decorar.

- 1 chorrito de vino tinto, si se desea.


  

Preparación:


En primer lugar, para facilitar la cocción, lo mejor es poner la maizena a remojo con el mismo volumen de mosto, en frío. Mézclalo bien hasta que no queden grumos y déjalo reposar durante un mínimo de una hora. Desde mi punto de vista, la presentación queda más bonita si se hace con mosto rojo: los flanes quedarán de color morado oscuro, mientras que si se hace con mosto blanco quedarán de color de dulce de membrillo.



Después, pon la mezcla a fuego muy lento en un cazo y, sin dejar de dar vueltas con una espátula de madera, llévala al punto de cocción. Añade poco a poco el zumo de uva y no dejes de remover en ningún momento para que no salgan grumos (esto es sumamente importante). Como en todo, cuanta mayor calidad tengan los ingredientes, más bueno estará, por lo que ¡¡no utilices néctar, utiliza un mosto de buena calidad!!. Es increíble la cantidad de zumo que absorbe la harina: cuanto más mosto añadas, más jugoso y sabroso quedará. Tardarás unos 40 minutos en añadir todo el zumo. El resultado final debe ser una crema espesa, que se solidificará cuando se enfríe del todo. A mí me gusta añadirle un chorrito de vino tinto al final para refinar el sabor, pero de todas maneras está delicioso.
Por último, viértelo en pequeños cuencos o en el recipiente en el que quieras servirlo y decóralo con trocitos de nueces por encima. ¡Que aproveche!