viernes, 20 de febrero de 2015

Jalea de frutos del bosque



Esta receta es de un postre tradicional del norte de Alemania y de Escandinavia. El consumo de las rote Grütze en toda Alemania es muy habitual y lo común es comprarla ya hecha en el supermercado. Ya que en España no tenemos de esto (y no sabemos lo que nos perdemos) y su preparación es muy sencilla, he decidido colgarla para ver si mi señora madre me lo hace cuando vaya para allá en verano.
Normalmente se come con arroz con leche, con nata a medio montar o con salsa de vainilla. Con yogur natural también está muy rica.
La jalea de esta foto está hecha con una bolsa de 1 kg. de frutos rojos congelados, que es una buena opción para hacerla fuera de temporada. Sólo hay que esperar a que se descongelen y reservar el líquido que suelten para mezclarlo con el néctar de cereza.






Ingredientes:

(para 4 personas)
- 250 g de frambuesas

- 250 g grosellas

- 250 g de cerezas ácidas (no de las dulces)

- 250 g de fresas

- 350 ml de néctar de cereza

- 4-5 cucharadas de azúcar

- 1 cucharadita de azúcar de vainilla

- 30 g de maicena




Preparación:
 
Es mejor si la fruta está bien madura porque la cantidad de azúcar que quieras añadir luego dependerá de la acidez. Lava y limpia bien toda la fruta y deshuesa las cerezas. Según su tamaño, corta las fresas en mitades o en cuartos. 
Ponlo todo en un escurridor y déjalo ahí mientras preparas la salsa para que escurra el agua sobrante.

En un cuenco mezcla bien, hasta que quede uniforme, 5 cucharadas del néctar de cereza, 2 o 3 cucharadas de azúcar, el azúcar de vainilla y la maicena.

Pon el resto del zumo al fuego en una cazuela y cuando rompa a hervir, retíralo del fuego. Entonces, añade la mezcla de maicena sin dejar de dar vueltas. Sin dejar de remover, pon la cazuela de nuevo al fuego, que ha de ser suave, y hasta que rompa de nuevo a hervir. Cuécelo durante 1 o 2 minutos (como siempre, sigue dando vueltas) hasta se haya disuelto todo lo blanquecino.

A continuación, añade las grosellas y las cerezas. Cuécelas durante 1 o 2 minutos y durante este tiempo, dales varias vueltas y retira la cazuela del fuego. Finalmente, añade las fresas y las frambuesas y mézclalo todo bien. Prueba la jalea (ten cuidado, no te quemes) y, si lo deseas, añade el azúcar sobrante. Antes de servir, espera a que se enfríe completamente (unas 5 horas). 

El que no haya que cocer las fresas tiene incluso una explicación científica: con el calor se pierde el ácido de la fruta y se hacen demasiado dulces. En la receta más tradicional no se incluyen por eso mismo, pero hoy en día se puede improvisar y, de hecho, hay Grütze de un montón de colores: lo he visto verde (con kiwi, melocotón y piña), amarillo, e incluso de ciruela con canela. 
En definitiva: si respetas las proporciones, puedes hacerlo de lo que más te apetezca.

Puedes conservar la jalea durante 5 o 6 días en el frigorífico en un recipiente cerrado herméticamente.
Que aproveche.