sábado, 21 de enero de 2012

Quiche de jamón y de champiñones


Éste es un plato muy socorrido que siempre queda bien y que es perfecto para los días un poco especiales en los que uno no se quiere complicar mucho la vida. Vamos, que sirve para todo. Y además está buenísima tanto fría como caliente así que, ¿qué más se puede pedir?
Las masas no se me dan muy bien y como la cocina siempre acaba hecha un campo de batalla suelo comprar de las precocinadas pero esta masa es tan fácil de hacer y pringa tan poco que merece la pena hacerla. Además se puede rellenar de un montón de cosas diferentes así que a ver si a alguien le entra la inspiración y me manda alguna variación…

 
Ingredientes:
(Para cuatro personas)
Masa:
- 200 gr de harina
- 100 gr de mantequilla
- 1 huevo
- 10 cl de agua

Relleno:
- 100 gr de jamón cocido
- 1 cebolla pequeña
- 100 gr de champiñones
- 3 huevos
- 25 cl de nata para cocinar
- 1 puñado de queso rallado
- Sal y pimienta


Preparación:
La masa es muy sencilla de hacer y eso que yo soy muy perezosa para estas cosas. En un cuenco se pone la harina en forma de volcán y se añade la mantequilla en trocitos a temperatura ambiente. Se mezcla un poco con un tenedor y se añaden el huevo y el agua. Lo importante es mezclarlo poco, que quede con aspecto grumoso y arenoso, porque si no se queda dura al hornear. Se hace una bola, se cubre el cuenco con plástico transparente y se deja media hora en el frigorífico hasta que endurezca un poco.

Pasado ese tiempo, se saca de la nevera y se trabaja la masa sobre un molde bajo (no hace falta que esté enharinado).  Se extiende bien de manera que cubra los bordes, se pincha la base con un tenedor y se mete durante quince minutos en el horno a temperatura media, que ha de estar ya precalentado. Después se saca y se deja enfriar un poco.

Aparte, se prepara el relleno. Se pican finito la cebolla y el jamón y se lonchean los champiñones y se sofríe todo con un poco de aceite hasta que la cebolla esté transparente. En un cuenco aparte, se baten los huevos con la nata. Se añaden la cebolla, el jamón, los champiñones y el queso, se salpimienta al gusto y se mezcla todo bien.

A continuación, se vierte esta mezcla con cuidado sobre el molde con la masa, con cuidado de que no rebose por los bordes. Se hornea a temperatura media durante treinta minutos hasta que se dore, se deja reposar un poco, y a comer. Está buenísima. ¡Que aproveche!