jueves, 27 de octubre de 2011

Pastel de carne

Seguimos con los platos contundentes, que es lo que corresponde en esta época del año. Hoy toca un cottage pie de andar por casa para llenar el buche. Es una buena manera de reciclar restos de carne y el relleno varía enormemente según la receta y las preferencias personales. Hoy lo he hecho con mucha verdura y no tiene mala pinta pero, lo dicho: esto, como todo, va en gustos.
Ingredientes:
Para dos personas
- 300 gr. de carne picada de ternera
- 1 cebolla pequeña
- 1 pimiento verde
- 1 diente de ajo
- 1 calabacín pequeño
- 150 gr. de champiñones
- 1 vaso grande de salsa de tomate
- 0,7 l. de puré de patata (mezclado con algo de leche y de mantequilla)
- Sal, pimienta y especias al gusto.
- Un puñado de queso rallado.


Preparación:
Para hacer el relleno, se pica la verdura en trocitos pequeños. En una sartén, se sofríen la cebolla, el ajo y el pimiento. Cuando la cebolla esté transparente, se añade la carne picada y se revuelve bien con una espátula para que no quede en bloques. Cuando esté hecha, se añaden el calabacín y los champiñones y se cuece cinco minutos a fuego lento. Después se echa la salsa de tomate, se sazona bien y se deja quince minutos para que se mezclen bien los sabores. Recuerda poner una tapa a la sartén si no quieres dejar la cocina como la escena de un crimen.

Mientras tanto, se prepara el puré de patata en un cazo. Yo, como soy del género vago, he utilizado el instantáneo. Supongo que con el casero saldrá mejor pero eso de ponerme a pelar patatas me da mucha pereza. En cualquier caso, es importante que quede espeso pero no demasiado para que no se hunda al echarlo por encima de la carne. Por eso se hace más cremoso con la leche y con la mantequilla.

Cuando esté la carne lista, se esparce bien por el fondo de un recipiente para horno de manera que quede una capa más bien gordita. Después se echa el puré de patata por encima y se extiende con cuidado para que no se mezcle. Se hacen surcos con un tenedor, se echa el queso rallado, y al horno hasta que se dore. Y después, a comer.