domingo, 30 de octubre de 2016

Pastel de membrillo


Ahora es época de membrillos y aquí en Georgia son fáciles de encontrar en el supermercado, no como en Alemania, así que he decidido aprovechar para hacer algún postre que no sea la típica de conserva para comer con queso fresco.

Me han dicho que sabe a Navidades; supongo que eso es bueno. 






Ingredientes:

Para la base:

(para un molde de Ø26 cm)

-       300 g de galletas maría

-       3 cucharadas de cacao en polvo

-       150 g de mantequilla a temperatura ambiente

-       2 cucharadas de azúcar



Para el relleno:

-       3 membrillos grandes

-       3 huevos

-       3 cucharadas de azúcar glas

-       1 cucharada de azúcar de vainilla

-       1 cucharadita de canela

-       1 cucharadita de jengibre

-       ¼ cucharadita de nuez moscada






Preparación:



Antes de ponerte en sí con el pastel, tienes que cocer los membrillos y dejar que se enfríen, así que tienes que contar por lo menos con una hora de antelación.



Para cocer los membrillos, lávalos bien, ponlos en una cazuela y cúbrelos de agua. Pon la tapa y déjalos cocer una media hora larga a fuego lento. Para comprobar que están hechos, pínchalos con un tenedor: tiene que poder clavarse hasta dentro pero la carne tiene que estar firme todavía. Deja que se enfríen, pélalos, quita los corazones y trocéalos.





Para hacer la base, precalienta el horno a 200°C con ventilador.

Machaca las galletas hasta que se deshagan y mézclalas con el cacao y con el azúcar (si estás utilizando Colacao o Nesquick, prescinde del azúcar o te va a quedar demasiado dulce). Añade la mantequilla y revuélvelo todo hasta que estén bien mezclados los ingredientes.



Echa la masa en el molde y aplástala bien, hasta que quede de un espesor de medio centímetro aproximadamente, también un poco por los bordes, para que quede como una especie de plato llano. Mete el molde en el horno, baja la temperatura a 175°C y déjalo ahí 10 minutos, hasta que se tueste un poco la masa. Después sácalo y resérvalo.





Para el relleno, pon en un cuenco los trozos de membrillo y hazlos puré con la batidora. A continuación, añade , los huevos, el azúcar y las especias y mézclalo hasta que quede una masa uniforme. Extiéndela con cuidado por encima de la base de galleta.



Hornea durante 20-30 minutos, hasta que notes que el relleno se empieza a secar y se dora un poco por encima.




Déjalo reposar un poco antes de sacarlo del molde para que no se desmigue mucho la base.

Con una buena taza de té está estupendo; que aproveche :)