viernes, 17 de febrero de 2012

Pastel de gallineta


Como aquí en Alemania no es tan sencillo conseguir pescado fresco normalmente me toca recurrir a la todopoderosa sección de congelados del súper, que tampoco es como para tirar cohetes, pero es lo que hay. Esta vez me traje para casa un paquete de Rotbarsch y el diccionario me dice que eso se llama gallineta, aunque no había oído antes el nombre. La carne de este pez es fina y jugosa y la verdad es que para ser congelada, estaba muy sabrosa.
El pastel lo hice en el microondas para que no se resecase tanto como en el horno y yo creo que la receta se puede hacer con cualquier filete de pescado blanco sin espinas.


Ingredientes:
(Para tres personas)
- 400 gr de filetes de gallineta
- 3 huevos
-  ½ bollo de pan del día anterior
- 15 cl de nata
- ½ pimiento rojo
- 1 cebolla pequeña
-  Sal y pimienta


Preparación:
Se pican la cebolla y el pimiento muy finitos y se sofríen con un poco de aceite a temperatura baja, para que no se tuesten. Entonces se echan los filetes de pescado a la sartén y se tapa hasta que se cuezan del todo. Cuando estén hechos, se escurre bien para eliminar todo el líquido y se vierte la mezcla en un cuenco. Se desmiga el pescado con un tenedor y se añaden el pan duro en trozos pequeños, los huevos, la nata y la sal y la pimienta. Se revuelve bien de manera que aunque la masa esté integrada, aún queden trozos grandes de pescado y no parezca un puré.
Después se vierte todo en un molde apto para microondas. No hace falta engrasarlo. Hay que aplastar bien la mezcla con un tenedor para que quede compacto y sin burbujas, y se mete cuatro o cinco minutos en el microondas a potencia alta. Si al pinchar con una aguja en el centro, sale limpia, está hecho; si no, se deja unos minutos más. Cuando esté listo, se deja enfriar un poco, se desmolda y se sirve. ¡Que aproveche!