domingo, 26 de marzo de 2017

Mchadi - Pan de maíz georgiano


El mchadi (მჭადი) es un pan de maíz que no tiene ninguna complicación y me imagino que se parece bastante al pan de borona que comía mi bisabuelo en las montañas cántabras (y que ahora que lo pienso, nunca he probado; una vergüenza).

Se come caliente y con queso y suele ser la guarnición de los platos de alubias: para dar más espesor al plato, se desmiga el mchadi en el caldo después de servirlo.

También se puede rellenar con queso pero esa receta la pondré otro día.



Ingredientes:
(para 5 panecillos)
-       300 g de harina o de sémola de maíz
-       300 ml de agua
-       ½ cucharadita de sal



Preparación:

Si usas sémola, calienta el agua hasta que hierva para escaldarla. Si usas harina, no es necesario pero no viene mal. La consistencia queda más fina con harina.
Viértelo todo en un cuenco y revuélvelo bien con una cuchara. Déjalo reposar 5 minutos y revuélvelo de nuevo. Cuando se haya enfriado lo suficiente, amásalo bien con las manos.



Precalienta el horno a 150°C. Divide la masa en 5 porciones iguales y forma bollos ovalados y planos de unos 12 cm de largo y unos 2 cm de grosor. Puedes hacer unas incisiones decorativas que luego sirven también para partirlos en trozos.




Ponlos en una rejilla con papel de hornear y déjalos cocinar unos 20 minutos o hasta que estén dorados.


Si no tienes ganas de usar el horno, también se pueden freír en una sartén con aceite de girasol. En ese caso, es recomendable hacerlos más pequeños. Fríelos por los dos lados 4 o 5 minutos sin tapar la sartén hasta que queden dorados.


Te recomiendo que los comas en el día: si no, para el día siguiente puede utilizarse casi como arma contundente.
¡Que aproveche!